MÁS ALLÁ DE UN DOLOR DE ESPALDA

¿QUÉ SON LAS ESPONDILOARTRITIS?


Las espondiloartritis son un grupo heterogéneo de enfermedades inflamatorias articulares crónicas, dentro del cual se encuentran la Espondilitis Anquilosante, la artritis psoriásica, la artritis reactiva, artritis enteropáticas o relacionadas con enfermedades inflamatorias intestinales, formas indiferenciadas y un subgrupo de artritis idiopática juvenil1. Todas estas enfermedades comparten una serie de características clínicas articulares como la lumbalgia, la artritis, la entesitis y la dactilitis y también otras características extraarticulares.

La lumbalgia crónica es el primer síntoma en la mayoría de los pacientes, comenzando en la zona lumbar o lumbosacra, que se produce por la inflamación de las articulaciones sacroilíacas y vertebrales. Este dolor es de tipo inflamatorio, y se manifiesta de forma insidiosa, siendo en muchas ocasiones muy difícil de precisar con exactitud el instante en el que comenzó. La lumbalgia aparece típicamente en reposo, mejorando con la actividad física, por lo que el dolor suele ser más intenso en las últimas horas de la noche y en las primeras de la madrugada, cuando el paciente lleva un largo rato en la cama. Esto obliga a la persona a levantarse y caminar. SI en algún momento presenta dolor lumbar en reposo, especialmente durante la noche, es importante que se lo comente a su Médico de Atención Primaria para que valore la posibilidad de derivarle a Reumatología.

¿SOLO HAY QUE TENER EN CUENTA LA COLUMNA LUMBAR?


 

El dolor y la rigidez pueden afectar también al resto de la columna, tanto dorsal como cervical. Con el paso del tiempo, la enfermedad puede progresar y producir la fusión de las vértebras, la columna pierde flexibilidad y se vuelve rígida, limitándose los movimientos de la misma. El tórax también puede afectarse, produciéndose dolor en la unión de las costillas al esternón y limitándose la expansión normal del pecho al inspirar para coger aire lo que dificulta la respiración2.

¿EXISTE POSIBILIDAD DE AFECTACIÓN DE OTRAS ESTRUCTURAS QUE NO SEAN LA COLUMNA?


 

La inflamación y el dolor también pueden aparecer en las articulaciones periféricas como las caderas, hombros, rodillas o tobillos, dedos y en las entesis3. La entesis es la unión de un tendón, cápsula articular o fascia muscular a un hueso. La inflamación de la entesis se conoce como entesitis4. Las entesis más comúnmente afectadas en la espondiloartritis corresponden a entesis del talón (tendón de Aquiles, fascia plantar) y de la zona pélvica (sínfisis púbica, trocánteres mayores y tuberosidad isquiática). La inflamación crónica de la entesis produce la calcificación de la misma, lo que produce una limitación en su movilidad. La dactilitis, también conocido como “dedo en salchicha”, es uno de los signos característicos  de las espondiloartritis, sobretodo de la artritis psoriásica. Se trata de una inflamación difusa de un dedo de la mano o del pie debido a la inflamación de la vaina del tendón flexor de los dedos, a lo que se puede asociar también inflamación articular (sinovitis) e inflamación de la piel5.

¿Y A PARTE DEL APARATO LOCOMOTOR? ¿EXISTEN LA POSIBILIDAD DE PRESENTAR OTRAS MANIFESTACIONES?


 

La espondiloartritis es además una enfermedad sistémica, lo que significa que puede afectar a otros órganos del cuerpo. En algunas personas puede causar lesiones cutáneas, fiebre, pérdida de apetito, fatiga e incluso inflamación en órganos como el ojo (uveítis), intestino, pulmones y corazón.

La afectación ocular en las espondiloartritis es bastante frecuente, se caracteriza por la inflamación aguda del tracto anterior del ojo, llamada uveítis anterior aguda6. Puede presentarse hasta en el 40% de los pacientes con espondiloartritis. Se caracteriza por ser episodios agudos, recurrentes, en uno o los dos ojos, y alternantes. La uveítis suele presentarse con dolor, disminución de la visión, sensibilidad a la luz y presencia de “ojo rojo”. Ante cualquiera de estos signos o síntomas acudir urgentemente al médico de cabecera pues el valorará una posible derivación urgente al oftalmólogo ya que es fundamental su tratamiento precoz para evitar complicaciones, siendo la pérdida de visión la más temida.

Las lesiones cutáneas o de mucosas son muy variables, tanto en frecuencia como en grados. La psoriasis cutánea es la más conocida. Se trata de placas enrojecidas y descamadas que se suelen localizar en la parte posterior de codos y rodillas, y también puede afectar al cuero cabelludo, partes posterior de las orejas y las uñas.

 

Algunos pacientes pueden desarrollar episodios de diarrea como consecuencia de la inflamación intestinal en enfermedades como la Colitis Ulcerosa o la Enfermedad de Crohn que se asocian a las espondiloartritis.  La presencia de heces pastosas no es infrecuente en esta enfermedad sin embargo, se aconseja acudir al médico de cabecera o consultar con el reumatólogo en el caso de que las diarreas sean importantes o se acompaña de signos de gravedad como dolor abdominal, pérdida de peso, heces con sangre y/o mucosidad, malestar general o fiebre7 pues es importante en estos casos descartar la posible asociación a una enfermedad inflamatoria intestinal

Las manifesaciones cardíacas son frecuentes y a menudo no dan síntomas, aunque en alguna ocasiones puede producir un bloqueo completo o una insuficiencia aórtica que puede precisar cirugía. Estas complicaciones son poco frecuentes y suelen ocurrir en pacientes con larga evolución de la enfermedad.

La afectación pulmonar es muy rara en las espodiloartritis, siendo muy poco frecuente el desarrollo de fibrosis pulmonar; sin embargo, no es infrecuente la limitación por rigidez de la caja torácica, lo que comporta dificultad para expandir los  pulmones,  por lo que es funadental que el paciente deje de fumar para no agravar el problema respiratorio.

El riñón también puede afectarse en las espondiloartritis, en buena parte como consecuencia de la utilización crónica de antiinflamatorios no esteroideos, aunque también puede verse afectado como consecuencia de una enfermedad inflamatoria activa de larga evolución (depósito de amiloide).

Las manifestaciones neurológicas son exepcionales actualmente, quizás sólo destacar el riesgo de mielopatía cervical en individuos con anquilosisi cervical si sufren algún traumatismo. Es por ello que en individuos con anquilosis vertebral los deportes o actividades de impacto y riesgo deben estar contraindicadas.

 Si crees que has tenido alguno de estos síntomas o
quieres 
saber más sobre ellos descarga este material:

Bibliografía

  1. Baeten D, Breban M, Lories R, et al. Are spondyloarthritidies related but distint conditions or a single disease with heterogeneous phenotype? Arthritis Rheum. 2013;65(1):12-20.
  2. Haroon N. Ankylosis spondylitis: current concepts. Clin Rheumatol. 2015;34(6):1003-7.
  3. Carron P, Van Praet L, Van dn Bosch F. Peripheral manifestations in spondyoarthritis: relevance for diagnosis, classifications and follow-up. Curr Opin Rheumatol. 2012;24(4):370-4.
  4. Fernandez-Sueiro JL. Enthesitis as a target element in spondyloarthritides. Reumatol Clin. 2006;2(1):31-5.
  5. Olivieri I, D’Angelo S, Scarano E, et al. What is the primary lesión in SpA dactilitis? Rheumatology 2008;47(5):561-562.
  6. Bañares A, Jover JA, Fernandez-Gutierrez B, et al. Patterns of uveítis as a guide in making rheumatologic and inmunologic diagnoses. Arthritis Rheum. 1997;40(2):358-70.

MATERIALES RELACIONADOS

_


SIGUIENTE
Causas »

Valora este contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Comparte en las redes:

AYÚDANOS A MEJORAR: